Dijo que se llamaba María

Teerasuwat / Pixabay

Un domingo por la mañana fui a correr al parque de los robles, era un día soleado y caluroso, como estaba tan cansado, decidí beber agua de la fuente y, derrotado, me estiré en el césped verde,  cerrando los ojos y escuchando el canto de los pájaros,  pero de repente sentí que algo me lamía mi cara, me senté rápido y vi que era un cachorro de pastor alemán . Me levanté y jugué un rato con él  y  mirando a la gente que pasaba a mi lado, pensando que alguno era  el propietario del perro. Al ver que nadie se acercaba a mí, decidí cogerlo en brazos  e ir caminando por el parque para encontrar al dueño.

Estuve caminando durante una hora por el  parque y, al ver que no aparecía su dueño, decidí irme a casa con el cachorro, pero de repente  apareció una chica corriendo hacia mí, llorando. Enseguida supe que era la dueña porque el pastor alemán saltó de mis brazos y se fue hacia ella.

Cuando la muchacha se calmó, se presentó diciendo que se llamaba María y que me dabas las gracias por haber cuidado durante este tiempo a su perro.

Hablaron durante un rato y quedaron para otro día ir a correr los tres juntos.

 

 

 

 

2 comentarios en “Dijo que se llamaba María

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *