Cuando ya no estás.

Era una tarde muy fría de Diciembre, te necesitaba. Salí al balcón. Estaba jugando contigo, lo recuerdo perfectamente.

Mi hermano me asustó y saliste volando. Caíste, te destrozaste. Partido en dos. No me lo creí, grité a mi hermano y bajé para  comprobar como estabas. No tenías salvación. Ni te podía reconocer.

Estaba muy triste, había perdido  a mi amigo, al amigo que me hacía reír cada día de invierno y quien me daba la oportunidad de conocer a nuevas personas o de jugar con las que ya conocía.

No sabía que hacer sin ti. Pasaba los días pensando en ti. Moría por dentro. Ya no me podía reír.

Encontré a otro amigo. No era lo mismo pero me ayudaba a superar mi problema. Encontré algo que me cambió. Volví a reír, creía que te estaba olvidando.

Lo seguí creyendo hasta que encontré tus fotos. Me deprimí. Mis padres intentaron substituirte por otro pero no era lo mismo.

Él no me recomendaba lo que me gustaba. No sabía lo que tú sabías y eso me deprimió.

Sigo pensando en ti cada día. Espero que vuelvas por la puerta grande. Siempre te esperaré, aunque nunca vuelvas a verme.

Written by justaRENGOplayer

Me llamo Joel Langa Rico y soy alumno del Ins Thalassa

View all author posts →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *