Después de seis años, Frin decidió ir a la Universidad de Estados Unidos para aprender mucho más el lenguaje extranjero (concretamente  su nivel de inglés).

El primer día de universidad Frin estaba nervioso porque no conocía a nadie, solamente a su mejor amigo del instituto, Lynko. Ellos se sentaron juntos, y al lado de ellos habian dos chicas que les parecían familiares. Total, como era el primer día, el profesor les hizo presentarse. Frin dijo:

-Hola  me llamo Frin, tengo 19 años y no me gusta nada el deporte.

La mayoría de la clase se reía. Legó el turno de unas de las chicas anteriores:

-Hola me llamo Alma y dentro de unos meses haré 19 años. Mi mejor amiga se llama Vera.

Frin al escuchar esos nombres se quedó impactado, igual que Lynk. Las chicas, al darse cuenta de que eran sus amigos de la infancia, corrieron hacia ellos y les dieron un abrazo.

Aquel mismo día por la tarde Alma le preguntó a Frin si quería ir hacer un picnic como los viejos tiempos. El chico emocionado le dijo que por supuesto. Frin recordó aquellos viejos tiempos y se dio cuenta de que seguía queriéndola.Entre los sándwiches,  las fresas con nata y muchísimas cosas más, surgió un pequeño beso. En ese mismo instante decidieron contarles a sus padres todo lo que había sucedido durante aquel día…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *