Capítulo 39

Frin, emocionado, aterrizó del avión contento de su vuelo con el piloto “enrollado” y con Negrito, su perro.
Se moría de ganas de ver a sus padres, aunque no sabía cómo iría todo después de lo de irse a Nulda sin permiso.
Llegó al hangar y ahí le esperaban sus padres, Linko, Vera, Arno, y muchísimos más niños del colegio con enormes carteles que decían: “¡Bienvenido FRIN!”. Linko, saltó la verja para ir a darle un enorme abrazo.
Por la tarde, Frin, Linko, Vera, Arno y Fred quedaron para ir a pasear por el cementerio. Le hicieron mil y una preguntas sobre el viaje. Y sobre lo suyo con Alma.
Frin cansado llegó a casa, cenó y se fue a la cama.
Al día siguiente él, Negrito y sus padres fueron a dar un paseo por la calle para ver que tal iba todo. Se comenzaron a alejar un poco más de lo normal, hasta que Frin dijo:
– ¿Padres, a dónde vamos?
Y antes de que pudiese acabar, Alma salió de la nada y le dio un enorme abrazo. Frin enloquecido pregunto qué hacía ella aquí, y le dijo que sus papás ya estaban bien, que se pusieron a trabajar de nuevo aquí y que ella se quedaba supuestamente para siempre.
Frin estaba más feliz que nunca, y le propuso ir a hacer un picnic en el parque ahora mismo.
De camino allí un desconocido les paró, y les dijo:
-Dadme todo lo que tengáis en efectivo.
Frin se puso delante y el delincuente se hecho a reír.
¡Pobre Frin! Le pegó tal puñetazo que lo dejó en el suelo. Negrito saltó y le mordió el brazo al delincuente. Alma se colapsó y se puso a llorar mientras sacaba el dinero.
De los fuertes ladridos de Negrito dos ancianitos se acercaron, lo vieron y acudieron a llamar a la policía. Él lo vio y se echó a correr.
Los chicos llegaron a casa y se lo contaron todo a sus padres.
Por suerte, los dos se recuperaron y volvieron a estar igual de contentos que siempre.

Written by OriolPI

me llamo Oriol Pujol, tengo 12 años y vivo en montgat

View all author posts →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *