Días sin ti.
28 0

Últimamente me sentía más vacía de lo normal. Veía cómo todo se me hacía cuesta arriba, porque sabía que mi vida iba a dar una vuelta de 360 grados, solo era cuestión de tiempo para que pasara. Lo sabia; sabia que tenia que aprovechar al máximo el tiempo que me quedaba con mamá. El cáncer

El cumpleaños más feliz
21 0

Había una vez una niña llamada María que cumplía años en muy poco tiempo. Era en la época de Halloween. Llevaba tiempo deseando querer un disfraz de Halloween, así que un mes antes le dijo a sus padres que quería uno. Una semana después se dio cuenta de que sus padres -llamados Ana y Marcos- no hacían caso del

Un ataque de cordura
30 0

Arrellanado en su sillón favorito, de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Puede parecer absurdo, pero llevaba más de diez años intentado acabar ese maldito libro.

CUATRO LIKES
64 2

Había una vez un niño que se hacía pasar por Youtuber. Él era fornido, alto con casi doce años y tenía el pelo de color negro. Todas las mañanas Pablo iba al colegio con los demás niños. Al salir de su casa miraba hacia el parque de los robles donde estaba ella. Al salir del

Fiesta de fin de curso
44 1

Último encuentro en la cabaña  Había una vez 5 niñas que eran muy amigas, pero últimamente estaban muy tristes porque siempre estaban juntas en una cabaña donde se lo pasaban superbién. El problema era que el curso ya iba a acabar y ya no se iban a ver más, porque cada una se iba a

Por un millón de razones
105 2

POR UN MILLÓN DE RAZONES “la tranquilidad del estudio” Es la tranquilidad del estudio lo que me está matando; el silencio. La soledad que siento me corroe como un cáncer, imparable, irrebatible. Odio el despertarme y no verte, no verte agarrando el edredón y aplastándote la cara con el cojín. Odio desayunar, desayunar sin oír

Llamadas perdidas
108 7

Sentado en el sillón verde de terciopelo que había en el salón de mi casa, estaba yo leyendo un libro. Esperaba una llamada, pero el teléfono no sonaba. Decidí llamar yo. Pulsé el número al que quería llamar, pero nadie cogió el teléfono. Esperé a que saltara el contestador de voz, aunque no dejé ningún

Lo que nunca olvidaré
61 0

Lo que nunca podré olvidar “El sillón de terciopelo verde“ Había una vez un señor llamado David, que, incomprensiblemente, detestaba leer. Su mujer le repetía muchas veces, que si leía un libro, se engancharía a él. Así que un día, desganadamente, se puso a leer en su sillón de terciopelo verde un libro que se titulaba

Tres amigas
111 5

Tres amigas Un bonito día de verano conocí a una chica llamada Laura. Aquel día  fue uno de los mejores aunque en un primer momento  nos llevamos fatal. Dos semanas más tarde la empecé a conocer bien y  empezó una amistad que no acabaría nunca. Laura y yo nos pasábamos el día juntas como hermanas, hasta que vimos a dos perros que

Vacaciones en el pueblo.
71 3

Arrellanado en su sillón favorito, de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó