El diario de una oliva.
21 2

Había una vez una oliva especial, más verdosa que ninguna, con sentimientos, lo que le hacía diferente de las demás. Estaba colgada a una olivera como otra cualquiera. Tenía bastantes años de vida, pero le quedaba aún por madurar. Su sueño siempre había sido ser como una persona, poder bailar, andar, en fin, tener libertad.