El viaje a Madrid
78 1

Era un día nublado, cuando mis padres decidieron dejar la ciudad y irnos a Madrid. Mi hermana y yo no sabíamos la razón por la cual mis padres acodaron esa decisión, pero no quisimos preguntar porque estaban muy nerviosos por la mudanza. Una vez subidos en la furgoneta nos pusimos en marcha, dirección  Madrid. Tengo

El grito
73 0

EL GRITO  Pol Sánchez Miralles   Todo era muy oscuro, apenas se podían distinguir las siluetas de mis compañeros que estaban por delante de mí. Nos dirigíamos a Puenteviejo, una pequeña villa abandonada desde principios de la Guerra Civil. El objetivo de esta noche era pasar una noche durmiendo al aire libre contempland0 las estrellas